Clínica Dental Doctores Pérez-Albacete | Enfermedad del beso y otros riesgos de besar a un desconocido
17331
single,single-post,postid-17331,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-6.8,wpb-js-composer js-comp-ver-4.4.4,vc_responsive

Enfermedad del beso y otros riesgos de besar a un desconocido

riesgos de los besos

05 feb Enfermedad del beso y otros riesgos de besar a un desconocido

Febrero es el mes del amor por excelencia. El Día de San Valentín lo inunda todo, anuncios de televisión, escaparates, películas románticas… Esto puede crear un gran estrés entre los solteros y los adolescentes que se ven fuera de lugar o sienten el hecho de no tener pareja como una gran carencia.

Y eso del amor está muy bien, y los romances son muy bonitos en el cine, pero en la vida real tenemos que llevar cuidado porque besar a una persona desencadena un montón de agradables reacciones químicas y físicas de las que os hablaremos en otro post, pero también conlleva riesgos para tu salud.

En primer lugar, existe la conocida como Enfermedad del Beso (también conocida como mononucleosis infecciosa) que según su web oficial, es una enfermedad viral infecciosa causada por el virus de Epstein-Barr, un tipo de virus herpes al que ya han sido expuestos más del 90% de los adultos y que se transmite principalmente por la saliva.

En adolescentes y adultos jóvenes, la enfermedad del beso se caracteriza por fiebre, dolor de garganta y fatiga, junto con otros signos y síntomas posibles. Se diagnostica principalmente por la observación de los síntomas, y puede ser confirmada mediante varias pruebas de diagnóstico.

Sin ánimo de alarmar, la persona afectada excretará la enfermedad de forma intermitente en la saliva durante toda su vida. En algunos casos, con mayor frecuencia en los adolescentes, la enfermedad puede conducir a fatiga crónica. Las investigaciones también muestran que las personas infectadas con enfermedad del beso son más susceptibles de contraer esclerosis múltiple.

Su tratamiento consiste en combatir la fiebre y la inflamación de los ganglios y también se recomienda reposo ya que no hay una medicación específica para esta enfermedad. Habitualmente un sistema inmunológico sano es capaz de hacer desaparecer los síntomas en 15 días. Recuerda consultar a tu médico ante la aparición de cualquier síntoma anómalo.

Otra patología muy común que se transmite a través de la saliva compartida con los besos o por compartir cubiertos o vasos son las caries, cuidado!. Ya sabes que aunque no es un problema que revista gravedad a priori, es importante acudir al dentista ante el primer síntoma. Si lo dejas pasar, se puede agravar llegando incluso a correr el riesgo de perder el diente o la muela afectados.

Recuerda no probar la comida del bebé con su cuchara para no transmitirle tus bacterias y también debes recordar que el cepillo de dientes es personal. No lo compartas.

Feliz San Valentín! 😉